Home / La Puerta Falsa

El restaurante bogotano ‘La Puerta Falsa’ celebra 200 años de tradición gastronómica

Tamales, chocolate, ajiaco, postres y más de las mejores recetas tradicionales ubicadas en el centro de la ciudad.

Es probablemente uno de los locales más antiguos y tradicionales que sigue vigente y ofreciendo lo mejor de la comida local. Ubicada en la Calle 11 #6-50 en Bogotá, cerca a la Plaza de Bolívar, la Catedral Primada y la Casa de Nariño, cuenta con un carácter único y espíritu hogareño que ha acogido a miles de comensales en los 200 años que cumple este año.

Los pasajeros que recorren las calles de la Candelaria pueden pasarlo desapercibido, pues consta de una pequeña puerta y una vitrina donde se exponen dulces y postres como cocaditas y galletas, que le hacen justicia a un pequeño local de decoración tradicional y olor a chocolate caliente.

Contaron las mamás, de las mamás, de las mamás de las abuelas, que el restaurante La Puerta Falsa fue un desafío que nació de una pelea entre una mujer y el párroco de la Catedral Primada, hace 200 años.

Desde entonces, han sido siete generaciones de una familia que guarda la receta de los tamales más famosos de Bogotá, del chocolate más santafereño que se hace en agua y no se mata a porrazos, de la changua más apetitosa, la aguadepanela y los dulces más tradicionales del país, justo frente al templo, junto a la Casa del Florero de Llorente.

El origen del nombre

La Puerta Falsa, en la calle 11 con 6.ª, en el costado norte de la Catedral Primada, era un zaguán convertido en aguapanelería. Se comunicaba con el resto de la casa, pero tapiaron el acceso. Aunque la pared que cubre la puerta es blanca, impecable, don Carlos y su hermana Aura Teresa, con quien comparte la propiedad, le hicieron una gruta a la Virgen del Carmen para exponer las rocas negras y el viejo dintel de madera.

Pero no es de ahí que hereda su nombre. El negocio, que no tenía letrero, queda frente a uno de los accesos laterales de la Catedral (hoy tapiado), que en arquitectura religiosa llaman puerta falsa. Y a fuerza de encuentros marcados “en la aguapanelería de la puerta falsa”, se quedó así.

Ubicación

Empty section. Edit page to add content here.
})(jQuery)